2/7/10

Sobre huelgas de privilegiados...

Está habiendo muchas reacciones a la huelga de Metro en curso en Madrid, sobre todo a raiz del incumplimiento de los servicios mínimos por parte de los huelguistas los primeros días de la semana, que produjeron un caos en las horas punta de la ciudad.

La mayoría de las reacciones han sido muy críticas con la postura de los sindicatos y los huelguistas. Por ello José Rodríguez ha escrito un post, que recomiendo leer, tratando de aclarar algunos puntos importantes.

Me gustaría hacer dos comentarios:

1) El fondo del asunto: lo que ha provocado la huelga es la pretensión de la Comunidad de Madrid de aplicar a los trabajadores del Metro una reducción salarial en línea con la decretada por el Gobierno para todos los funcionarios públicos, ya que ésta reducción viola el Convenio pactado y vigente hasta 2012.
Hay que decir que la reducción gubernamental no aplica a los trabajadores públicos-no funcionarios, como los de Metro y Renfe, por ejemplo. Se podría considerar justa, desde este punto de vista, la protesta de los trabajadores, pues la pretensión de la CAM violaría el Convenio pactado.

Sin embargo, para mi esto sólo carga de razón a los que piensan (pensamos) que el mecanismo actual de negociación colectiva y la rigidez de los Convenios es un lastre a la hora de adaptar las condiciones salariales en una empresa a los vaivenes de la economía, debido a su comportamiento procíclico. Es inconcebible que en una situación de recortes generalizados y paro creciente, un grupo de trabajadores se aferre a un texto, por muy pactado que esté (en un momento en que no se preveía la situación actual) para excluirse del entorno general y mantener una situación que ahora ya se podría considerar de privilegio frente a otros trabajadores, ya que además sus puestos de trabajo están garantizados. Aunque la decisión sobre este punto corresponde a los propios trabajadores afectados, es muy difícil que el resto de trabajadores les otorgue la comprensión que piden, sobre todo si tenemos en cuenta el punto 2):

2) El incumplimiento de los servicios mínimos. Según la ley, los servicios mínimos los decreta la autoridad competente cuando el servicio se considera esencial (aunque se recomienda pactarlos). Y aquí está el problema: para la CAM el Metro de Madrid es un servicio esencial, para los representantes sindicales del Metro, no.
Para mi es evidente que el metro es un servicio esencial en las horas punta de una gran ciudad: no se trata sólo de "reducir la comodidad de los ciudadanos a la hora de ir al trabajo": la cantidad de problemas, económicos y de todo tipo, que genera la suspensión total del Metro en una ciudad como Madrid es incalculable. El Metro puede no ser un servicio esencial en Roma, donde sólo hay tres líneas cuya utilización es más o menos marginal, pero en Madrid, en Londres, en París, etc., es un servicio esencial, repito, en hora punta.

Los servicios mínimos aceptables son, si no me equivoco, del 50% en hora punta y 0% el resto. No son abusivos. Reducir a la mitad el servicio en hora punta significa condiciones bastante penosas para los viajeros en muchas líneas del suburbano madrileño, ya sobrecargadas en situación normal, y retrasos para llegar al trabajo de la mayoría de la gente. Si la CAM pretendía otros servicios mínimos (70% en hora punta y 30% el resto, cita José en su post), el problema es que la ley le confiere esta facultad, y quien la inclumpla, se expone a sanciones. Y, en cualquier caso, creo que los trabajadores podían perfectamente haber decidido cumplir el 50-0, a sabiendas de que posteriormente un juez les daría la razón. La decisión de inclumplirlos por completo creo que es injustificable, y que no responde, a diferencia de lo que cree José, a una protesta contra los servicios abusivos pretendidos por la CAM, sino simple y llanamente al deseo de causar el mayor perjuicio posible, que saben perfectamente que lo sufre el ciudadano, no Esperanza Aguirre. Y lo hacen, seamos claros, porque pueden. Como lo han hecho en otras ocasiones. Como lo han hecho otras veces los maquinistas de Renfe. Y también los pilotos del SEPLA. Es una actuación típica de "sindicato privilegiado": saben que tienen el poder de colapsar Madrid y lo ejercen, lo demás son excusas.

Algún jurista, también funcionario público, llega incluso a cuestionarse el derecho a la huelga de los trabajadores públicos, con buenas razones (básicamente que el principal perjudicado no es la empresa contra la que protesta, sino el ciudadano, y además tiene el puesto de trabajo asegurado). Yo no voy a llegar a tanto. Pero sí pienso que cuando un grupo de trabajadores tiene ese poder tan importante, debe aplicar una gran responsabilidad a la hora de ejercerlo. Y explicar perfectamente a la opinión pública los motivos de su postura. Es lo único que puede hacer que el resto de ciudadanos, que son los que sufren la huelga, sean comprensivos: que entiendan bien cuál es la situación y las motivaciones, y que vean que se actúa con responsabilidad. Ninguna de estas cosas se ha dado en este caso: no hay más que oir las declaraciones de algunos representantes sindicales especialmente cabestros("vamos a paralizar Madrid", "esta señora va a saber quiénes somos", etc.), para dudar muy mucho de su responsabilidad y de que los perjuicios al ciudadano les importen un pepino.

Así las cosas, las medidas disciplinarias que pueda tomar la CAM contra los trabajadores del Metro me temo que serán aplaudidas por todo el mundo. Victoria política para Aguirre, oportunidad perdida de los sindicatos para demostrar la responsabilidad que en mi anterior post yo les otorgaba.

15 comentarios:

asmodeus dijo...

Suscribo hasta la última coma.

nomegustalapolitica dijo...

Pffff, escribe de lo que tengas alguna idea, flipao.

Ramón Mateo Escobar dijo...

De hecho, hoy discutía con mis amigos de este mismo tema manteniendo exáctamente la misma postura que reflejas en tu entrada. La suscribo por completo.

P.D. Y aunque sé que la tentación es grande, don't feed the troll.

Mr P dijo...

Todos lo han hecho mal.

Mal Aguirre por no hablarlo a sabiendas de que no podia recortarles el sueldo.

Mal los sindicatos actuando así a sabiendas de que al final, teniendo ellos razón la justicia les devolvería lo perdido, como pasó con los controladores.

Si yo fuera los sindicatos hubiera impuesto mi propio servicio mínimo como concesión al resto de trabajadores, inferior al exigido e inferior al necesario, el suficiente para que los trabajadores tuvieran que levantarse una hora antes para ir a trabajar en metro (y que tuvieran que coger el metro una hora después de su salida del curro), que aprendan los madrileños lo que es elegir a una "liberal" como Aguirre.

PD: los que han actuado bien son los delmetro de Barcelona, que por lo que se han recibido algo parecido, pero han callado, al final se saldran con la suya y sin armar ruido

Ender dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Mr. P:

Yo no tengo claro que Aguirre lo haya hecho mal... para sus intereses, claro. Ahora se puede presentar a la opinión pública como la defensora del usuario frente a la irresponsabilidad de los sindicatos.

García dijo...

Ender, una de las cosas que ha modificado el Decreto-Ley de reforma laboral es el artículo 41.2 del Estatuto de los Trabajadores. Ese apartado, antes de la reforma, impedía que las condiciones sustanciales del trabajo pudiese ser cambiadas unilateralmente por el empresario si estaban pactadas en el convenio colectivo.

Tras la reforma, ahora los empresarios (en ese caso, la Comunidad de Madrid) sí pueden cambiar dichas condiciones esenciales, siempre que se den algunas de las razones señaladas en el artículo 41.1, es decir, cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, y siempre que la medida ontribuya a mejorar la situación de la empresa "a través de una más adecuada organización de sus recursos, que favorezca su posición competitiva en el mercado o una mejor respuesta a las exigencias de la demanda."

No parece que haya violación del Convenio, por tanto.

Ender dijo...

Hola, Mario.

Gracias por la aclaración. Una pregunta: la reforma ¿ya se está aplicando? No tenía claro la fecha de entrada en vigor...

Otro tema: una de las partes que me parecen más "débiles" de la reforma es precisamente eso de:

"cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, y siempre que la medida ontribuya a mejorar la situación de la empresa "a través de una más adecuada organización de sus recursos, que favorezca su posición competitiva en el mercado o una mejor respuesta a las exigencias de la demanda."

... porque, ¿quién es el que va a decidir que tales condiciones se dan y están "probadas"? Me huelo a infinidad de procesos judiciales donde terminará decidiendo el juez, algo que debería evitarse en mi opinión.

judas dijo...

Una cosa que se ha comentado mucho pero que nadie ha visto desde, ejem, mi punto de vista, es bastante llamativa. Según parece, los servicios mínimos son abusivos no sólo por ser del 50% en hora punta y del 0% en el resto, sino porque quien los pone es el "patrón", esto es, la CAM.

Yo pensaba que, en estos casos, "el patrón" éramos todos y la CAM "nuestros delegados", y que por tanto no cabía una dialéctica de "ellos y nosotros" cuando se habla de trabajadores públicos. Qué equivocado estaba.

Ender dijo...

Mario:

Hoy Samuel Bentolila en "Nada es Gratis" apunta los mismos temores sobre los procesos judiciales que hacía en mi comentario anterior:

http://www.fedeablogs.net/economia/?p=5193

Judas:

El hecho de que la "autoridad competente" que tiene que decretar los servicios mínimos coincida con el "patrón" introduce un conflicto de intereses evidente, lo cual aumenta la desconfianza de las partes: la CAM tratará de apoyarse en la facultad que le confiere la ley para arrimar el ascua a su sardina, y los sindicatos lo pondrán como excusa para inclumplir. No creo, de todas formas, que ése sea el problema en el caso que nos ocupa.

Respecto a la última parte de tu comentario, no entiendo bien qué quieres decir. Si "todos nosotros" somos "el patrón", la huelga sería contra nosotros, los usuarios, que, seamos claros, poco podemos hacer para cambiar en ningún sentido las condiciones salariales de los trabajadores del metro. La huelga es contra la CAM, tomando como rehenes a los usuarios, con la ridícula teoría de que los usuarios van a castigar por ello a Aguirre en las próximas elecciones. Eso podría ocurrir, en mi opinión, si los huelguistas explicaran bien sus razones a los ciudadanos (y éstos las consideraran justificadas), el conflicto se alargara (pero cumpliendo los servicios mínimos) y los madrileños vieran la escasa capacidad negociadora y voluntad de resolver los problemas de Aguirre... pero no con actuaciones injustificables como las de la semana pasada.

judas dijo...

Pues básicamente me refería a lo que dice uno de tus enlaces: que si una huelga no comporta ningún riesgo y no consigue ninguna presión sobre el empleador, no tiene sentido. Y que cuando el empleador es público, la huelga es contra "nosotros" en cualquier caso pues no puede haber más perjudicados. Y añadía que no veo nada abusivo en que sea la Administración quien fije los mínimos, dado que la Administración sólo es una representación de "nosotros".

Anónimo dijo...

Vamos a ver que creo que no dais con lo verdaderamente importante y se os está escapando una cosilla.

El Convenio Colectivo está firmado hace un año cuando ESTABAMOS en CRISIS y fue aprobado por miembros del PP porque se ajustaba al presupuesto de la Comunidad Autonoma. Por lo tanto, la compensación economica que reciben los trabajadores a cambio de una mayor productividad (que es lo que tienen pactado) ya está ajustado al entorno de crisis que sí que previeeron los señores del PP. Por tanto la aplicación de la Ley de medidas Urgentes en Metro es ilegal e inmoral. En las empresas publicas el patron es el gobierno contra quien se le hace y por consiguiente contra los ciudadanos que los colocaron en el poder...
Cuando hay una subida para los funcionarios las empresas publicas quedan al margen.
Cuando se hace una huelga que no molesta a nadie, los unicos que pierden son los trabajadores que la secundan que no cobran.
Poner unos servicios minimos que no son los de la Comunidad es también ilegal, y no es lo mismo expedientar a 30 que van a la calle, que a 900 puesto que 900 conductores son el servicio de metro... Poner unos servicios minimos que han sido condenados por abusivos es un delito que se llama prevaricación, igual que la ley de medidas urgentes. Un trabajador no puede perder, como quieren en la reforma 2000€uros al año, que serán 2000€ al siguiente y 2000€ al siguiente puesto que su convenio es de 3 años aun, para pactar un convenio dentro de tres años, que no servirá de nada porque cualquier politico al mando se lo puede saltar, pidiendo por ejemplo, no un recorte del 5% sino 6 dias de vacaciones o cualquier otra cosa.
Tampoco es posible que teniendo una productividad mayor su salario sea menor, puesto que los trabajadores, con justica, se pueden negar a tomar esas medidas productivas que son vitales para el funcionamiento de la empresa y que conllevan un modelo organizativo especial. Vamos, que Esperanza se ha lucido y aqui a todo el mundo le parece bien. Quejaos luego de que el mundo va fatal.
Por cierto no existen probadas razones economicas puesto que el ayuntamiento no lo ha aplicado a la EMT, por ejemplo, o cuando se gastan 72 millones de €uros en cambiar las papeleras de la ciudad poniendoles Braile para los ciegos (porque si no llevan Braile, los ciegos no saben que es una papelera). No existen motivos economicos cuando la rebaja es de 8 millones de euros y por ejemplo, se gasta en publicidad 10 millones de €uros o han aumentado en un 17% los cargos politicos en Meto en los ultimos 2 años... Vamos, que vuestra teoría esta muy bien pero unicamente para los que no quieren ver la realidad del conjunto

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Otra cosilla. El metro no es un servicio esencial por la sencilla razón de que hay ciudades que no lo tienen. Esencial es "esencial", no "muy importante".
Si fuera esencial, todos los ciudadanos de Madrid tendrían acceso a él y por ejemplo el Barrio de Entrevias, no tiene metro. Zaragoza, ni Valladolid, ni la Coruña tienen metro, luego el Metro no es "esencial"

Anónimo dijo...

Ahora resulta que Metro de Madrid se gasta 51 millones en Publicidad. Curiosamente la empresa concesionarita de publicidad fue Carat presidida por Miguel Ángel Rodríguez ex secretario de Estado de Comunicación del Ejecutivo de José María Aznar. Vamos que los malos son los currelas... Lo que hay que ver

Ender dijo...

Anónimo, te he borrado un comentario que estaba repetido.

Respecto a lo que comentas:

Las argumentaciones que aportas me parecen pertinentes algunas, y otras más discutibles, pero en cualquier caso creo que tienen suficiente peso como para entender por qué los trabajadores le plantean una huelga a la CAM. Bien explicado a los ciudadanos, se puede llegar a entender por qué lo hacen, e incluso posiblemente contar con la comprensión de los ciudadanos.

Pero uno pierde la razón cuando actúa irresponsablemente y se aprovecha de su posición de fuerza para tomar de rehenes a los ciudadanos. Dices:

"En las empresas publicas el patron es el gobierno contra quien se le hace y por consiguiente contra los ciudadanos que los colocaron en el poder...
"

...lo que es de un reduccionismo rayando en lo absurdo, porque la huelga la sufren los ciudadanos que colocaron a ése gobierno en el poder, los que no lo colocaron y los que pasaban por allí... lo cierto es que se hace porque se tiene el poder de colapsar Madrid casi sin contrapartida alguna, y se ha hecho ya en varias ocasiones, con éstas reivindicaciones o con otras, justificadas o no, pero en una situación de ventajismo de la que otros muchos trabajadores no disfrutan.

Otra cosa: tu argumentación de por qué el metro no es esencial, en mi opinión no se sostiene. No entraré a discutir si la palabra correcta es "esencial" o "muy importante"... o si hay cosas "más esenciales" que otras... lo cierto es que la falta de metro puede colapsar una gran ciudad que tenga mucha dependencia de él: no todas la tienen, y por lo tanto la comparación entre ciudades no es ninguna justificación. Es posible que para alguna de las ciudades que comentas sea el servicio de autobuses lo esencial... y no es menos cierto que el acceso rápido a un hospital (la sanidad compartirás conmigo que es esencial, ¿no?) tampoco es igual en todos los barrios de Madrid, ni en todas las ciudades (y no digamos los pueblos) de España ni del mundo. Esa discusión no conduce a nada.

No obstante, gracias por comentar y aportar datos a la discusión (es una lástima que gente que aporta algo a la discusión no use un nick para que nos podamos dirigir a ella)