17/2/10

Una de magufos

A estas alturas debería estar claro que la capacidad de predicción de la Economía es muy limitada, de hecho es uno de los puntos débiles de la disciplina, uno de los asuntos en los que más se tiene que trabajar para mejorar.


Esto lo reconoce cualquier economista serio, que suele manifestar una prudencia considerable cuando de su discurso se puede desprender algún tipo de predicción para el futuro: me gustaría citar elogiosamente a este respecto, el blog “Nada es gratis”, de FEDEA, cuyos redactores suelen, en general, poner muchas comillas y “disclaimers” cuando en alguna entrada se atreven a hacer una predicción.

Por eso no puedo dejar de lamentar la publicación ayer en El País de éste artículo de Santiago Niño Becerra, no sólo por el contenido del artículo, reflejo de los particulares métodos de hacer “futurología” del autor, sino por la constatación de la cada vez menos exigente selección de artículos y colaboradores de la “prensa de referencia”.

En la situación de crisis extraordinaria que estamos viviendo, que para la mayoría de los ciudadanos es sinónimo de desconcierto e incertidumbre por el futuro, cuando no de angustia en caso de estar en paro o con sus finanzas seriamente dañadas, lo mínimo que se le debe exigir a los columnistas que tratan los temas económicos es un mínimo de rigor. Y si ellos no lo tienen (ya sé que es mucho pedir), al menos deberían tener ese rigor los medios que nos informan y que se consideran serios, como El País. Hubiera entendido que la tribuna de Niño Becerra apareciera en la sección de “Gente”, como una curiosidad, pero no en la sección de Economía o en la de Opinión de un periódico que se precie.

Porque Niño Becerra, además de economista, al parecer es astrólogo, y ya se sabe que cuando uno puede extraer sus “conclusiones económicas” de una carta astral, para qué va a perder el tiempo en farragosos y complicados análisis económicos.

Fijáos que aquí lo importante no es lo que Niño Becerra dice en el artículo: algunas de las cosas que dice tienen sentido, y del mismo modo podría acertar en alguna de sus predicciones: no es ésa la cuestión. La cuestión es que esto es un asunto serio, la situación no es para tomársela a broma, y no se trata de hacer como los rappeles de turno, que aseguran una semana antes de la lotería de Navidad que ellos tienen el número ganador… luego, si aciertan (no se ha dado el caso) se cubren de gloria, y si no, ¿quién se acuerda de ellos?. Todo el artículo de Niño Becerra destila el mismo tipo de futurología.

Sólo me queda preguntarme a qué coño dedican su tiempo los responsables de selección artículos de opinión de El País. Porque el artículo de Niño Becerra sólo puede ser catalogado en un apartado: el de la irrelevancia informativa.

Actualización 1: Aquí, una entrada de José Luis Ferreira en el mismo sentido.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Anda macho que te has cubierto de gloria con esta entrada.

Niño Becerra lleva diciendo lo mismo desde 2006!!!

Y déjame decirte que ha acertado más que cualquier asesor de economía de cualquier país occidental

Hala, mañana si tienes tiempo desmonta también el video de Teresa Forcades, campeón

elPakoP dijo...

Ad Hominen de libro:

http://es.wikipedia.org/wiki/Argumento_ad_hominem

Anónimo dijo...

Enhorabuena. Aparte de insultarle ¿tienes algo que pueda rebatir sus argumentos? A diferencia de la mayoría de economístas, que suelen andarse por las ramas y explicar los acontecimientos a toro pasado, éste dice verdades como puños.

La deuda de todos los paises es INSOSTENIBLE y el dinero que nos hemos traido del futuro HAY QUE PAGARLO.

Los magufos son los otros.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Demo dijo...

Bueeeno. A mí me gusta que haya trolls por aquí. Creo que todo blog, por poca audiencia que tenga, como es el caso, debe apadrinar uno. O más de uno: a mí me encanta coleccionar subnormales, así que dejo tontear por aquí a los anónimos y su troupe de un sólo monstruo.

Pero claro, los insultos adolescentes ya me los aprendí todos hace como quince años; ni me resultan novedosos ni me divierten, así que los borro sin pena. No por nada, sino porque no me gusta la suciedad y porque me aburren. Como dijo Michi Panero: en esta vida se puede ser todo menos un coñazo.

Los que dejo no es que supongan una profundidad de pensamiento admirable pero, torpemente, tratan de ofrecer algo a la posible discusión. Si Ender lo desea y le parece provechoso, ya les responderá.

Anónimo dijo...

Owned glorioso se va a comer.
Aunque supongo que dentro de un tiempo borrará esta entrada y allá penas.
En fin, de alguien que titula en su blog que a la gente hay que decirle lo que quiere oir no se puede esperar otra cosa.

Anónimo dijo...

"Los que dejo no es que supongan una profundidad de pensamiento admirable pero, torpemente, tratan de ofrecer algo a la posible discusión. Si Ender lo desea y le parece provechoso, ya les responderá."


Tengo curiosidad por ver esa respuesta...

Ender dijo...

Demo, ya sabes que valoro mucho mi tiempo, por lo que hago caso omiso de los comentarios que no aportan nada relevante al debate, mucho más si tales comentarios dejan bien patente la estupidez del comentarista.

Pero ya que te has tomado la molestia de sacar la basura fuera de casa, responderé al menos a elPakoP:

"Ad Hominen de libro"

No. Léete de nuevo la wikipedia y esta vez pon más atención, anda. Argumento ad hominem sería si yo dijera algo así como "Niño Becerra no tiene credibilidad porque", pongamos por caso, "gusta de follar cabras en su tiempo libre". Obviamente lo que haciera en su tiempo libre no le descalificaría para hacer y presentar un análisis económico o de cualquier otro tipo.
Otra cosa, sin embargo, es que la persona utilice su afición a follar cabras como método, o argumento, para su análisis, o que trate de mezclar ambas cosas. Pues eso es lo que hace Niño Becerra con la astrología y si no lo crees sigue los enlaces o busca tú mismo la información.

En este blog se defiende el método científico y se combate la pseudociencia y la superchería. Esa es la principal tesis de la entrada, y no si Niño Becerra habla claro o no, si "acierta" o no, si dice cosas que tienen sentido o no...

J dijo...

Oye, a mí me produce cierta curiosidad saber qué es lo que les ofende tanto a estos trolls; es decir, si se molestan porque son austríacos, marxistas o creyentes en la astrología, o simplemente gilipollas.

Ender dijo...

Hola, J, qué bueno tenerte por aquí.

Yo casi prefiero no entrar a valorar ese tipo de comentarios, aunque te reconozco que me sorprende la virulencia... podemos hacer elucubraciones: obviamente la mayoría no ha entendido (si es que ha leído) el sentido de la entrada, otros consideran que este es "una mierda de blog de sociatas" (!!), lo cual ya les da derecho a ponerme a parir, a otros los supongo críticos con la economía "ortodoxa", pero desde las gónadas, no desde la razón... y, en fin, la mayoría supongo que simplemente responden a tu última definición.

Un saludo.

Mr. Ed dijo...

Oye Ender:
En primer lugar me alegra que haya gente que trate de rebatir las previsiones catastrofistas de SNB. A mi no me hace mucha gracia tampoco que el tipo este tenga razón.

Pero

He leído mucho acerca de SNB en las últimas semanas, he leído su libro y te puedo asegurar que no hay absolutamente ningún argumento de tipo astrológico o esotérico en su razonamiento. Repito: NINGUNO. CERO.

Eso es lo realmente aterrador del tipo este. Sus explicaciones son extremadamente sencillas y además tienen cierto sentido.

Me alegraría un razonamiento parecido de tu parte en la dirección contraria. O bueno, de cualquiera al fin y al cabo. Pero ni siquiera en un cara a cara con otros economistas resultaba SNB menos creíble que los otros expertos.

José Luis Ferreira dijo...

Hola, Ender:

Gracias por el enlace. Para quien defienda a Niño Becerra diciendo que puede ser aficionado a la astrología y, así todo, un buen economista habrá que decir:

-que Niño Becerra no es nadie en la disciplina académica, sin una sola publicación académica, cero,

-que ni en su libro ni en sus artículos muestra de dónde se deducen las afirmaciones que hace, no muestra su metodología, ni su modelo, ni sus estimaciones,

-que el único sitio donde muestra cómo llega a algunas deducciones es cuando hace astrología,

-que sus predicciones han sido tan correctas como las de los astrólogos,

-que se ha publicado hoy en El País un artículo por José Juan Ruiz sobre él con un poco más de criterio:

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Satanicos/Carabanchel/elpepuopi/20100224elpepiopi_4/Tes

-que podemos apuntarnos las previsiones que hizo en su artículo del 16 de febrero y ver si se cumplen.

-que quien crea que sí, piense cuánto estaría dispuesto a apostar a favor, yo le igualo la apuesta en contra, y digo que se cumplirán solo aquellas suficientemente vagas como para hacer retroajuste, igual que las predicciones astrológicas.

Por cierto que suelo mirar tu blog de vez en cuando, pero parece que hace tiempo no lo hacía. Para que no vuelva a pasar me apunto de seguidor y lo enlazo.

Un saludo

cambiosocialya dijo...

Bueno...pues me lo has puesto a huevo huevísimo:

http://cambiosocialya.wordpress.com/2009/12/16/confirmado-santiago-nino-no-da-una/

Porque yo llevo ya más de un año intentando llamar la atención sobre este sujeto, y fíjate que todavía te salen comentarios como los de este "anónimo" del principio, intentado sostener lo insostenible. Que Santiago Niño lleva diciendo lo mismo desde 2006 simplemente es FALSO como demuestro en la entrada de mi blog que te linkeo. Lo inaudito es como la prensa puede llegar a hacerle caso a alguien así. Mi hipótesis es que le publican artículos simplemente porque vende. Por el morbo que le da a la gente el pesimismo, porque si pones en un titular "España tendrá un paro del 50% en 2010" la gente lo compra, mientras que no lo haría si el titular fuera más ajustado a la realidad, pero menos sensacionalista.
El problema es que yo creo que El País publicó el artículo aún a sabiendas de que lo más probable es que sea un disparate.
No me creo que un períodico como El País ni siquiera sea capaz de googlear 30 segundos, tiempo más que suficiente como para comprobar que las "predicciones" de Niño no dan una.

En fin, para mi, evidentemente, más cerca de la astrología que de la economía.

Demo dijo...

Gracias, cambiosocial. Yo había leído tu entrada y visto las broncas que has tendio con los seguidores de Niño Becerra, por eso y por otras cosas tenía bastante claro que es un fraude. Otro asunto es que pueda a veces acertar el tipo, pero es que hasta tirando dados puede acertarse de vez en cuando.